viernes, 15 de enero de 2010

VIAJE EN EL TIEMPO - Día 2

¡Uffff, qué dolor de cabeza!
Consecuencias de una barra libre en la que sirven botellón. Y de beber mogollón, claro. De hecho tengo los recuerdos de ese día algo borrosos. En fín...

Amanece tarde, pero en contra de casi todas las previsiones, el cielo está despejado y luce el sol (la neblina era interior). Desayuno lento, y nos marchamos a tomar algo el aire, a ver si así se despeja la cabeza. Y como estamos muy cerca, y la climatología es tan amable, subimos a ver el Lago Enol.


Increíble el desnivel de "la huesera" y los barrancos que bordéan la carretera, pero llegamos arriba sin problemas, gracias a la pericia de mi "choferesa" particular. La carretera estaba limpia, sólo pequeñas placas de hielo en las cunetas, y nieve por todos lados arriba nos indican que estamos en pleno invierno.

Dejamos al Chiquitín en el aparcamiento y nos pegamos un paséo por la nieve junto a un buen montón de domingueros como nosotros, y algún que otro con pinta de "profesionisti" que viene de hacer una rutilla más larga. La pena es que poco a poco, el cielo se va oscureciendo y desciende la temperatura, así que nos bajamos para Cangas de Onís a comer.

En Cangas encontramos, pese a la hora tan avanzada, un chiringuito abierto donde comemos algo rico y el estómago se va estabilizando. A nuestro alrededor todavía quedan valientes que siguen celebrando la nochevieja; alguno se ha quedado dormido apoyado en la barra. ¡Juventud: Divino tesoro! (¿Eh Xocas?)

Algo mejor de cuerpo y mente que a la mañana, volvemos a nuestro refugio, pues éste tiene Spa y nos hemos reservado la tarde-noche para catarlo. La decoración está muy lograda, pues emula una cueva; los juegos de luces y la ambientación resultan muy agradable. Lamentablemente todo está demasiado abigarrado, y resulta un poco agobiante. Aún así, lo disfrutamos, vaya que sí.



... àraunitnoC

7 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kela dijo...

Pues sí...Celebrar la resaca con una ensalada de curvas no es que sea una terapia muy recomendable pero mereció la pena subir. Yo ya lo había intentado alguna que otra vez con anterioridad y esta es la primera vez que he podido ver los lagos, que subsisten en una casi eterna niebla; esta vez hubo suerte y no sólo se podían ver si no que el día era estupendo.

Lejos de lo que pueda parecer parecer en el vídeo del Spa, no nos hicimos ningún tratamiento de blanqueamiento dental. Más bie de enrojecimiento ocular porque el porcentaje de cloro era altísimo y también el porcentaje de usuarios pasando resaquita (juraría que olía a alcohol y no presisamente del de desinfectar).

El tío que se tirá el cubo de agua por encima tiene dos cojones, os lo digo yo. Y no es que le conozca, no, es que yo también me tiré un cubo de esos y está frío que te cagas, vamos, que tiene hielo.

Lo mejor del día esta vez no lo has contado, lo entiendo. Pero fue un muy buen día de resaca. Ojalá todas fueran así.

Deseosa estoy de la última entrega....

Isadora dijo...

Pero qué mal os lo pasáis, eh perillanes!!!!

Xocas dijo...

Todas las edades tienen algo bueno. Aprovechad a tope, nunca se sabe cuando va a cambiar la suerte.

Popi dijo...

Un espá no sé, pero unas termas os hubieran venido de perlas majorica!!! Aunque no comente me los he leído todos, que conste en acta. Sólo estaba esperando al final para insultaros algo... así por que sí... y un poco por la envidia que es mu' cochina.

Ramón Doval dijo...

¡Qué dura el la vida, Site!

kela dijo...

manuuuuu......Isadora ha dicho "perillanes!!!!!!!