lunes, 21 de mayo de 2012

Willy Uribe - "Sé que mi padre decía"


Mi padre no gustaba a nadie, estaba solo aunque dijera, a quien quisiera escucharle, que el cabrón de su hijo algún día volvería para pedirle perdón, porque un hijo nunca deja a un padre. La indiferencia y el silencio son armas inmejorables, eso me lo enseñó mi padre.

Supongo que fué en su bar donde conocí al Athletic de Bilbao, porque entre toda la parafernalia rojiblanca que adornaba las paredes sólo faltaban las cabezas disecadas de algunos jugadores.

Descarnada, cotidiana, realista y negra, muy negra. Omnipresente durante todo el texto la crítica a la burguesía bilbaína y al nacionalismo excluyente.
Todo un descubrimiento.

No hay comentarios: